German Passport Marked «Judenstempel» from 1939. Very hard to find with the Dresdner Bank Seal– Pasaporte Alemán Marcado «Judenstempel» de 1939 con Sello del Dresdner Bank

425,00

Descripción

ANTECEDENTES: En 1938 el jefe de la policía de extranjería Suiza Heinrich Rothmund insistió para que las autoridades alemanas introdujeran el notorio timbre con la letra «J», el famoso «sello judío» en los pasaportes de los ciudadanos alemanes judíos. El 17 de agosto de este año, los judíos varones tuvieron que añadir «Israel» y las mujeres judías “Sara» a sus nombres, el 5 de octubre fue obligatorio incluir la mayúscula «J» impresa sobre sus pasaportes. A partir de esta inclusión, los nazis empezaron a dar un trato administrativo diferente a los incriminados.

DESCRIPCION: Pasaporte alemán marcado con el sello Judío «J» (Judenstempel) con todos los datos personales de este señor en la página 2 y 3.

Se trata de un señor de Berlín llamado de segundo nombre «Israel» (Las leyes raciales nazis obligaban a todos los mujeres judías a poner como segundo nombre «Israel») de ascendencia judía, nacido en 22 de septiembre de 1874, de mediana estatura (gestalt: mittel), cara ovalada (gesicht: oval), ojos color marrón (farbe der augen: braün), etc, firmado en Berlín el  12 de junio de 1939.

Completo con sus 32 páginas y foto (Reisepass «J» für Juden) del segundo modelo a partir de 1936, cuando se sustituye el águila de Weimar por una Hoheitszeichen (águila y esvástica) entre Deutsches Reich y Reisepass, está marcado con una gran letra roja «J» para identificación de los ciudadanos de origen Judío. Generalmente los pasaportes alemanes tenían una validez de diez años, pero este pasaporte para Judíos sólo era válido por un año.

Este pasaporte tiene sellos y visados del Consulado General de Chile, está firmado por el Cónsul.

También y muy importante, sello del banco «Dresdner Bank Depositenkasse 45».

Nota.- En 1997, la Fundación Eugen-Gutmann, creada por el Dresdner Bank y la editorial R.Oldenbourg realizaron un estudio en el que quedaron plasmados los críticos juicios de historiadores como Johannes Bähr, Klaus-Dietmar Henke, Harald Wixforth y Dieter Ziegler sobre cómo empleados del banco estuvieron involucrados en la maquinaria asesina del régimen de Hitler. Allí se comprueba y describe cómo dicho banco mantuvo relaciones económicas con la SS y adquirió partes de empresas que organizaron el Holocausto. El «Dresdner Bank», admitió por medio de su miembro del Consejo de Administración, Wulf Meier en 2006, que el banco había estado al tanto del holocausto, y que participó en la financiación de instalaciones de exterminio, planeando convertirse en la mayor entidad financiera del futuro imperio nazi