REPRODUCCIÓN Cuchillo Pantografico o de «Paracaidista»

125,00

REF: 3002 Categoría:

Descripción

ANTECEDENTES: Sobre este tipo de cuchillos se ha hablado mucho a través del tiempo (hablamos del cuchillo, NO de los exagerados y falsos marcajes SS), hay diversas versiones de cuando aparecieron en Alemania, pero comprobado está la patente de Solingen de los años 30.

DESCRIPCION: Raro y codiciado cuchillo pantografico de fabricación alemana, también mal llamados de «paracaidista» (aunque nunca fueron usados de dotación por el ejército, si existen ejemplares con marcas de patentes D.R.G.M. Deutsches Reich Gebrauchsmuster, indicando su fabricación en Alemania durante la guerra) por la forma que tenían que recuerda a un paracaídas abierto cuando la tienes a medio abrir y con la punta apuntando hacia abajo, de fabricación alemana en latón de muy buena calidad con AÑADIDO FALSO (REPRO) de finales de los años 40 de los marcajes, EN CONCRETO «RZM M7 / 66/34 / SS – Streifendenzt». Es plegable, la hoja de acero ha sido pulida y hay restos de la manufactura del fabricante aunque ilegible, se abre mediante un método único de tijera. La empuñadura está simétricamente segmentada y articulada para doblar en ambos lados y agarrar la espiga.

Nota.- El cuchillo en si NO es REPRODUCCION (estos cuchillos existían durante el Tercer Reich, son una patente de los años 30, (ponemos foto) aunque nunca fueron usados por paracaidistas como dotación durante el conflicto (aunque existen diversas versiones), la REPRODUCCION son los marcajes SS ridículamente exagerados, por no mencionar el hecho de que la SS-Streifendienst fue un servicio de la Allgemeine SS cuya misión era básicamente velar por que sus miembros vistieran y se comportaran correctamente en público.

Nota 1.- A finales de los años 40 y principios de los 50 surgieron muchos de estos cuchillos para el mercado USA entre otros. Este es de fabricación alemana, no es el fabricado en Inglaterra a finales de los años 40 con marcaje en la hoja «Carl Eickhorn 1934», ni es fabricado en china, de malísima calidad y con la «esvástica» invertida, ni el «para que hablar» fabricado en la India.